martes, abril 20, 2010

La Paz de Dios, como un centinela,
monta guarda ante el corazón y la mente
para impedir que los afectos y los pensamientos
sufran de ansiedad
por Monica Lowenberg
Publicar un comentario