miércoles, octubre 26, 2011

La Entrega

Cada vez que me entrego a la fantasía,
esta imagen tibia a media luz,
mi cuerpo desnudo recorriendo tu suave figura,
tu mirada descansando en la mia,
sensaciones vibrantes de reconocimiento, de pertenencia, de mi en un todo,
muero muerte pequeñas de éxtasis y poco a poco muy lentamente me desprendo de ti en la completitud de mi alma,
dolor sin que lastime,
añoranza de estar y no regresar,
donde la tristeza, el desafío y la vanidad, no son,
Solo yo con la verdad de sentirme libre de mí.
por Monica Lowenberg
Publicar un comentario