domingo, noviembre 16, 2014


Creo en ti
tec. mixta
80x100
 Mónica Löwenberg
registro

 


Esta es la historia de  "CREO EN TI"  lo único que tienes que hacer es dejar volar tu imaginación y leer esto que te cuento, ¿de acuerdo? Este niño se llama Pepito; casi como el de los chistes porque no existe, bueno; en un mundo real como el tuyo o como el mío, este pequeñín de escasos 4 añitos vive, se divierte y aprende en una colonia perdida de nuestro país, él a diferencia de otros niños de su edad, no asiste a la escuela a aprender cosas nuevas, ni tampoco juega con otros pequeños del salón, ni le enseñan canciones de CriCri, ni recibe un aplauso por su lindo dibujo o su letra A mal hecha, tampoco le dan su desayuno del DIF ni recibe asistencia del médico cuando le duele su oído de tanta humedad por las lluvias de estas épocas de Septiembre.

Su casa es de lámina y lejos de tener piso de cemento solo mamá todas las noches pisotea la tierra para que se aplane bien y en su pequeño petate Pepito pueda dormir mejor.  Él no tiene hermanitos porque papá tuvo que partir al otro lado a trabajar el campo para poder medio mandar algo y mamá de escasos 17 años sin estudio alguno trabaja en las afueras de la colonia, vendiendo cajitas de cerillos y el pequeñín pasa el día afuera jugando y aprendiendo a lo mejor cosas que no son buenas.  Sus juguetes favoritos son una llanta de bicicleta gastada y rota que el vecino le dio para jugar y unas latas de sardinas que con un palito las hace sonar.  Pepito no sabe que es la tristeza; él se ríe y es feliz en su mundo y cuando mamá vuelve a casa para darle café negro y un pedazo de tortilla, él se siente dueño del mundo.  Así es la historia de este pequeño como muchos en nuestro México.

Creo en ti; porque somos hermanos, porque somos mexicanos, porque todos merecemos la oportunidad, porque no se te olvide el olvido que tengo, porque creo en ti México, porque mi bandera es todo lo que tengo, ¿para dónde voy? ¿Qué será de mí? ¡No quiero ser gris! quiero tener mucho ¡color! ¡Mucha vida!  Ir a la escuela tener un futuro y  ser un buen ciudadano cuando sea grande. Hagamos la diferencia tu sabes cómo.  

Por Mónica Löwenberg

Publicar un comentario