jueves, febrero 05, 2015

HERMOSA TE DICEN

Hermosa te dicen; Eterna Primavera, una de las más pequeñas de esta gran nación.  Aun siento tu aroma a pasto recién cortado, a tepozán, eucalipto y encino, a mantos de rosas rojas y admiro tu estampa casi celestial.

Hermosa te dicen; Valle de las Águilas donde a lo lejos se escucha el cantar del gorrión y el jilguero anunciando el danzar de los disfrazados que al compás de la tambora, brincan de alegría al hallar su tierra prometida.

Hermosa te dicen; Lugar de los que amasan la tierra y la vieron vestida de guata blanca; Paraíso de Ensueño que tus colores de tabachín y bugambilia se reflejan en los cielos, alegre y soleada te meses entre tus manantiales y cascadas.

Hermosa te dicen; Tierra cálida donde nacen el vergel y vuela el perfume de guayabo, donde los amates bailan en las barrancas que te refrescan y las flores peregrinas cantan tu altivez.

Hermosa te dicen; Pedacito de Cielo, beso de Dios que con tus aguas termales curas el dolor.  Teponaztli divino que los ángeles acarician entre suspiro y suspiro tu serena insinuación.

Hermosa te dicen; Cuernavaca de mis amores, bendito destino de sombra fresca, donde anidan bellas leyendas de lucha y justicia que hacen eco en los corazones de quienes saborean tu encanto magistral.
 
 
 
 
Por Mónica Löwenberg

 

miércoles, febrero 04, 2015

 

                               

 

                                  Sin duda el progreso no lo veo.  Darwin

martes, enero 20, 2015

Estoy muy contenta

SOY MIEMBRO DEL SEMINARIO DE CULTURA MEXICANA, SEDE MORELOS.

jueves, enero 15, 2015

CABALGANDO EN TU CIELO

Mi vida, quiero ser esos brazos tibios que acaricien tu sentir,
Que endulcen tu corazón,
Esa boca que moje tus anhelos,
Esa piel en la que entregues todos tus deseos,
Quiero ser ese momento interminable de caricias y ternuras,
Ser en ti y de ti,
Fundirnos como uno solo,
Quiero ser ese jardín donde riegues tus sueños,
Donde pruebe las delicias de tu amor,
Quiero escuchar el suspiro de tu alma mientras mi corazón explota de pasión,
Ser esos besos que te hagan sentir vida,
Esos ojos donde mires tu cuerpo húmedo y cansado,
Quiero sentir como descansa sobre mí tu agitado corazón
Y ver caer la lluvia de nuestro amor cobijando tus miedos con
Un abrazo y un suspiro, te amo corazón.

REFLEXION

¿Qué es el arte? peor aún ¿qué es ser artista? caminando estos laberintos sin respuesta, dejo que el camino sea el conocimiento, la conversación. Probablemente no hay que entender nada. Lo mejor del arte es que no debe/quiere/puede/tiene que ser explicado, me quedo con un breve comentario y me sobran las descripciones pretenciosas. Me sobra el artista. Yo misma sobro en este ensayo.

Cada día soy menos artista de lo que creí el primer día que pensé en ello. Una vez lo fui, sin duda, cuando no era consciente de mi actividad. Cada día entiendo menos todo y últimamente mi ser anda familiarizándose con espacios, colores, formas, moldes, ordenadores divinos, movimientos,… Y es que las imágenes me hablan. Los colores, ¿quién creó los colores? ¿tienen forma los colores? Personalmente creo que hay colores que se caen al suelo de cansancio y otros que solo quieren llamar la atención, como si fueran los únicos en el mundo.

La creación es la única forma que encontré de liberación. Mi inspiración viene de diversas fuentes, hay días en que viene de los lugares más insospechados, tanto que me asustan. Y entonces, se abre un abanico de escaleras, de mundos babilónicos... si quieres bailar, bailamos. Si quieres juzgarme, te invito a cenar. El arte debería siempre recordarnos que la vida es más importante que el arte.

En todo caso mi intención es comunicar el sentir más sublime o la idea que se cae de embustera. Esto mejor lo decides tú, tú pones el adjetivo. Después de todo, yo sólo soy eso que estás pensando. ¿Quién me dio el derecho de escribir una filosofía artística de mí? Y a ti ¿quién te dio el privilegio de tener el tiempo de leerla? ¿Tú sabes? Porque yo si. El mismo tiempo que tienes lo tengo yo en este espacio de locura filosofal.

viernes, noviembre 21, 2014

Entrevista para Sombra del Aire


MÓNICA LÖWENBERG, PINTORA DE LOS ACTOS HUMANOS

 

Por Nidya Areli Díaz y César Abraham Vega

para Sombra del Aire

 

SEMBLANZA

Mónica Löwenberg es una artista plástica contemporánea nacida en la Ciudad de México. Sus estudios en Diseño Gráfico preceden a su obra pictórica, por lo que ella misma declara “fueron un puente para adentrarse en el mundo de los colores y las formas”. Ha expuesto en diversos espacios culturales, galerías, universidades y museos, en Europa, Estados Unidos de Norte América y México. Su obra forma parte de colecciones privadas en México y en el extranjero. En 2012 fue galardonada con la Presea “Jaime Morales Guillen” en Cultura y Arte de Morelos, enmarcando su 30º aniversario como artista profesional.

 
OBRA

 El color es el principal protagonista de las pinturas de Löwenberg, una gama cromática nada tímida, vibrante y explosiva inunda los cuadros de la pintora, siendo los colores primarios sus predilectos; usa formas bien definidas, luminosas, sinuosas y amplias que se abrazan y fluyen las unas contra las otras aglutinándose para formar figuras humanas.

 

Sería demasiado arriesgado aseverar que el tema principal y recurrente en las obras de la pintora Mónica Löwenberg es la anatomía humana, porque si bien es evidente que la aparición de figuras humanas es un tópico numeroso en gran parte de sus cuadros, sería injusto decir que la temática se ciñe únicamente al cuerpo humano. Si tuviera que precisar un tema yo diría que se trata de los actos humanos.

 

En particular en la serie Arte con el Alma, los actos humanos se avocan, principalmente, al amor físico. Prácticamente todas las pinturas utilizadas para esta serie, son protagonizadas por una pareja de amantes que funden sus cuerpos en un idilio de color. Löwenberg sabe manejar los contrastes de manera abrumadora, un cuerpo vibra en un naranja radiante; el otro, al contrario, arde en un fuego azul; la colisión entre ambos luce como un cataclismo colosal y gozoso, rezumando pasión, derrochando color.

 

Los trazos mayormente son sinuosos y sugerentes y cumplen a la perfección con su propósito: dar movimiento. Los trazos rectos son reservados pero persistentes para hacer patente la sensación de tensión; esa tensión convulsa que nos trae a la mente la sensación casi acariciable de una piel trémula, de una carne tensa y palpitante que se deshace de amor.

 

Por otro lado, las texturas son limpias pero nunca sosas porque admiten sombras, volúmenes, espacios y movimientos; la saturación lumínica que poseen los cuadros es alta, lo que promueve que el espectador se embeba por completo de los colores y las formas y que le salpiquen de lleno los ojos, el cerebro, luego la piel y al final el corazón. Precisamente es esta una de las mayores virtudes de la pintora, el paseo sensorial que nos ofrece.

 

Al primer vistazo siempre será el color el que nos desaletargue los sentidos para prepararnos para las fases subsecuentes; luego es la forma humana la que incentiva al intelecto a desentrañar la composición pictórica; posteriormente es la memoria corpórea de nuestra anatomía de espectadores la que se despierta para recordar la sensación que nos produce ejecutar ciertos actos; en este caso, el acto del amor. A la postre es la memoria intelectual la que nos asalta al rememorar un acto específico, un recuerdo, un momento, una persona; para rematar con el estrujo del corazón anegado en un sentimiento muy específico que deja irresoluto un eco en el sitio más primitivo de nuestro ser, en las entrañas. Las pinturas de Löwenberg pretenden hacer una reconstrucción del acto humano desde su ejecución más rudimentaria hasta sus consecuencias más metafísicas.

 
ENTREVISTA

 
Sombra del Aire: ¿Cuál es tu técnica predilecta?

 
Mónica Löwenberg: Óleo sobre tela, porque puedo correr y detenerme con pinceladas sueltas o precisas a mi gusto, es la técnica de los grandes, ya que puedes manejar los óleos muy suavemente, sin problema y dispones de ellos a tu antojo o necesidad, es como caminar junto con ellos de la mano; a veces te guían o tú los induces creando una dialéctica por así decirlo. Y, bueno, también me gusta utilizar los acrílicos que son muy especiales; hay que saber manejarlos y entender su forma de actuar porque son caprichosos, comento esto porque ellos se dan y punto. Explicándolo de otra forma: tienes que saber cuando los tomas que es lo que vas a hacer, porque ellos te ganan ya que secan muy rápido, no te dan oportunidad de pensarle mucho, tienes que tener un trazo decidido y rápido.

 

S. A.: ¿Quiénes son los pintores, de todos los tiempos, a quienes consideras tus principales influencias?

 

M. L.: A Salvador Dalí lo admiro desde pequeña por su genialidad y su destreza manejando el pincel y la perspectiva en la composición de sus obras; era magno en toda la extensión de la palabra.  También debo mencionar a Pablo Picasso, un artista sumamente vanguardista que constantemente rompía los esquemas académicos guiado por su creatividad, ideas  y sentimientos, mismos que transformaba en figuras y elementos lejos de la realidad.

 

S. A.: ¿Tienes un maestro en especial, con el que hayas tenido contacto, que marcó tu perspectiva de la pintura?

 

M. L.: No tuve maestros, soy una artista autodidacta, mis maestros fueron las hojas y lápices que una y otra vez me hacían corregir o borrar o de plano romper. Aunque te diré que recuerdo: cuando tenía cinco años mi mamá solía llevarme a un parque donde se ponía un maestro a dar clases cuyo nombre no recuerdo y me daba mi carbón y una pieza de hoja de cartón y nos ponía a copiar jarrones; ya sabes, lo típico. Creo que él fue el parteaguas de mi carrera porque quizá si me hubiera dicho: qué espantoso está tu jarrón, de plano me hubiera retirado, pero quizá me dijo qué bonito tu jarrón y con eso tuve. En entrevistas como esta, les digo a los papás que si su hijo tiene ganas de dibujar y pintar, lo animen, alienten y no critiquen su trabajo; de eso podría depender que el día de mañana fuera un Picasso o un paisajista como Velasco, porque con la práctica sale la genialidad y se afina el talento.

 

S. A.: Noto en tus obras una predilección por los colores primarios, ¿obedece esto a algún motivo simbólico?

 

M. L.: Me da gusto que me preguntes esto, ¿sabes? Nadie lo había hecho y estaba ansiosa por contar por qué predominan los colores primarios en mi obra. Para comenzar es un vocabulario pictórico que he encontrado fascinante y me hace sentir completa. Todo lo que miran nuestros ojos, el jardín, el color de tu cocina, el cielo, los muebles de tu casa, el color de ojos que tienes, todo es la suma de estos colores, rojo, amarillo y azul, que son los colores primarios. Partiendo de esta verdad nació en el 2007 mi colección Arte con el Alma.

 

El azul tiene su temperamento: es algo frío pero pensante, es fresco a la vista; es un color activo, audaz y normalmente en mis historias lo utilizo en la figura masculina. El naranja que es un color secundario: es cálido, sensual, divertido, emocional; lo utilizo en la figura femenina. Estos dos colores no se llevan, son contrarios, pero se complementan uno a otro y no compiten. Así nació mi pareja de Arte con el Alma. Y con esto podría platicarte del temperamento de más colores, pero necesitaría mucho tiempo, por ejemplo, el rojo es un color muy atrevido: siempre quiere que lo vean, si lo pones atrás él solito se pone al frente, siempre resalta, tienes que tener mucho cuidado cuando trabajas con los rojos porque son un reto como el negro.

 

Mi obra es fácil de comprender, rompiendo con lo tradicional y entrando en lo contemporáneo, para todo público. No necesitas comprender el arte abstracto o de alguna corriente artística complicada, no, es simple, te toca el corazón, ya que son escenas en donde predomina el amor que es un idioma universal. Utilizo colores vibrantes que son sentimientos que acomodo estratégicamente en estas historias de seres como tú y como yo, lo demás es labor del espectador, soñar y volar, diría. Es una obra de arte narrativo, te cuenta lo que quieres escuchar, es un trabajo que te ofrece una nueva experiencia.

 

S. A.: El diseño gráfico asume una postura más comercial y utilitaria, ¿crees que, en efecto, esto mina la creatividad del artista? Por otro lado, ¿cómo fue, en tu persona, el salto del diseño a la pintura?

 

M. L.: En definitiva sí, aunque un buen diseñador es aquel que diseña esa caja de cereales que de 15 cajas tú escoges esa; quiero decir que el diseño te induce para que tú hayas elegido esa, el diseñador tiene que tener una creatividad extraordinaria al igual que el artista, la diferencia entre los dos es que el diseñador trabaja en base a las necesidades de una empresa y el artista normalmente no; entre más libre eres de tomar la decisión del cómo hacer y trazar una obra, mejor. Mi creatividad vuela, también hay artistas a los que se les encarga una obra determinada; por ejemplo, me pidieron una obra para un hospital, fue un gran reto. (Revelación, acrílico sobre tela, 2.50x2.50, Hospital Ángeles de Tamaulipas, México).

 

Mi historia fue diferente. Yo estudié diseño gráfico porque no tuve un apoyo que me orientara vocacionalmente. Yo trabajo con los pinceles y los colores desde que tengo uso de razón, profesionalmente tengo 30 años pintando y pensando en qué carrera se podría mezcla los colores y las formas, dije diseño gráfico. Esta carrera me sirvió para darle más sabor y enriquecer mi trabajo, no por nada miré hacia ese camino y, como dice mi padre que es un hombre de éxito, todo es por algo tarde o temprano, claro que a mí me hubiera gustado estudiar en el extranjero o en mi país artes plásticas, no fue el momento y no me tocaba, Dios así lo quiso.

 

S. A.: Hemos estado utilizando algunas de tus pinturas para ilustrar ciertos trabajos de la poeta Sofía Mares, ¿qué piensas sobre la relación que se establece espontáneamente entre la pintura —tu arte—y otras manifestaciones artísticas como la poesía?

 

M. L.: Me siento alagada de que mi trabajo complemente los trabajos de otros artistas y viceversa y así se puedan enriquecer las dos obras. Pienso que hay que darle al espectador más elementos para que vivan una nueva experiencia, por eso yo hablé de la pintura narrativa.

 

S. A.: Finalmente, ¿qué significa para ti haber sido acreedora a la presea “Jaime Morales Guillen”?

M. L.: Antes que nada una gran responsabilidad ya que mucha gente votó por mi trayectoria y no puedo decepcionarlos, ahora es mi turno seguir hacia adelante. Comprendí que con disciplina y dedicación puedes lograr todo lo que te propones, y me siento muy contenta de tener esta presea en mi lugar de trabajo para así recordar que siempre vale la pena poner un poco más de ti en lo que haces.

 

Agradezco a Sombra del Aire por la oportunidad que me ha dado de poder platicar un poco de mi trabajo en esta pequeña charla. 

domingo, noviembre 16, 2014


Creo en ti
tec. mixta
80x100
 Mónica Löwenberg
registro

 


Esta es la historia de  "CREO EN TI"  lo único que tienes que hacer es dejar volar tu imaginación y leer esto que te cuento, ¿de acuerdo? Este niño se llama Pepito; casi como el de los chistes porque no existe, bueno; en un mundo real como el tuyo o como el mío, este pequeñín de escasos 4 añitos vive, se divierte y aprende en una colonia perdida de nuestro país, él a diferencia de otros niños de su edad, no asiste a la escuela a aprender cosas nuevas, ni tampoco juega con otros pequeños del salón, ni le enseñan canciones de CriCri, ni recibe un aplauso por su lindo dibujo o su letra A mal hecha, tampoco le dan su desayuno del DIF ni recibe asistencia del médico cuando le duele su oído de tanta humedad por las lluvias de estas épocas de Septiembre.

Su casa es de lámina y lejos de tener piso de cemento solo mamá todas las noches pisotea la tierra para que se aplane bien y en su pequeño petate Pepito pueda dormir mejor.  Él no tiene hermanitos porque papá tuvo que partir al otro lado a trabajar el campo para poder medio mandar algo y mamá de escasos 17 años sin estudio alguno trabaja en las afueras de la colonia, vendiendo cajitas de cerillos y el pequeñín pasa el día afuera jugando y aprendiendo a lo mejor cosas que no son buenas.  Sus juguetes favoritos son una llanta de bicicleta gastada y rota que el vecino le dio para jugar y unas latas de sardinas que con un palito las hace sonar.  Pepito no sabe que es la tristeza; él se ríe y es feliz en su mundo y cuando mamá vuelve a casa para darle café negro y un pedazo de tortilla, él se siente dueño del mundo.  Así es la historia de este pequeño como muchos en nuestro México.

Creo en ti; porque somos hermanos, porque somos mexicanos, porque todos merecemos la oportunidad, porque no se te olvide el olvido que tengo, porque creo en ti México, porque mi bandera es todo lo que tengo, ¿para dónde voy? ¿Qué será de mí? ¡No quiero ser gris! quiero tener mucho ¡color! ¡Mucha vida!  Ir a la escuela tener un futuro y  ser un buen ciudadano cuando sea grande. Hagamos la diferencia tu sabes cómo.  

Por Mónica Löwenberg

Con Las Alas Rotas

 


 

CON LAS ALAS ROTAS

 

 

Déjame  restaurar estas alas rotas,

Con danza suave y melodiosa.

 

Déjame curar esta huella que rompe

Mis heridas cada vez que huyes.

 

Déjame volar y husmear en los renglones de tu historia,

Y aterrizar en ti confiadamente.

 

Déjame sentir el aliento que emana de tu callada piel,

Y que susurra el deseo sediento de calor.

 

Déjame acariciarte y rozar en ti estos labios,

Y beberme la dulzura de tu fría estampa.

 

Déjame besar tu timidez,

Para que mi alma se cobije con sosiego

 

Déjame juguetear en tu suavidad,

Reír con tu corazón,

Y correr descalza en ti hasta el amanecer.

 

Déjame escuchar esas ansias tuyas,

Desdoblar todo sentimiento y rescatarte de ti.

 

Déjame pintarte el alma con mi amor

Y guardare los secretos de tu clamor.

 

Déjame bañar mis sueños en los tuyos,

Y anclarnos en una misma ilusión.

 

 

Por Monica Lowenberg

 
 


titulo.      Inocencia
tec.          mixta
medidas  80x100
autor       Mónica Löwenberg
registro
vendido

domingo, junio 22, 2014

TENGO PRISA

 Siento el palpitar del corazón,
Y mi vientre se contrae de emoción,
El reloj como ladrón en la noche
 Anuncia un tiempo recorrido;
Tengo prisa.
 
Urgencia de perderme en tu risa,
De retener el roce que desfallece mi sentir,
 Coquetear con tu piel húmeda y
Contemplar que aún mozo mi otoño es;
Tengo prisa.
 
Escapar de mí y saborear lo desconocido,
Es Impaciencia de existir y atinar,
De vagar en ti aún llegado el alba,
Avivar el fuego del placer;
Tengo prisa.
 
Degustar un sinfín de sabores,
Dominar lo censurado,
Bailotear “corrientes 348 a media luz”
Y conocer los límites del libertinaje;
Tengo prisa.
 
Despojar mi razón de la insensibilidad,
Cantar este júbilo con notas claras
Y soltar la blancura de esta melena
Con paso firme y ameno.
Tengo prisa
 
 
                                      Por Mónica Lowenberg.  Mayo 2014

ENTREVISTA DE SOMBRA DEL AIRE

http://www.sombradelaire.com.mx/2014/06/monica-lowenberg-pintora-de-los-actos.html?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter